miércoles, 8 de septiembre de 2010

2.0

La política ha encontrado en Internet -hace un tiempo- un aliado para la promoción de sus actividades. Creo que aún no puede verla (o no la piensa, o la piensa mal) estratégicamente. O bien es parte de una estrategia, pero como simple herramienta de difusión. Quizás las visitas a los barrios y las actividades en clubes y museos puedan realizarse de forma "virtual". Hasta ahora -paseando por la web-, me he encontrado con buenas intenciones, pero en ningún caso con un espacio intercativo. No existe un ida y vuelta. No veo más que la voluntad del político por hacerse de aquello que el ciudadano opina, para luego analizar puertas adentro a través de cuadritos de doble entrada, cuál es la mejor manera de "prometer". Y si es aún más osado, ver si puede solucionar los problemas. En ello estoy de acuerdo con el artículo de Constanza Mazzina, publicado en Perfil: el político se contenta con "estar" en la web. Por supuesto que es un artículo muy discutible y ese es el motivo por el que está aquí. No comparto su forma de ver a los "candidatos digitales" y los partidos políticos, principalemente porque creo allí está el gérmen de los portales con la carita feliz de los candidatos vendiendonos toda la acelga que pueda ser vendida vía internet. Creo que es preciso pensar por qué el político quiere "estar en la web", sin importarle un rábano que hará luego, cuando se convierta en una estrella para sus seguidores.

4 comentarios:

Gabriel Palumbo dijo...

muchas cosas por decir.La primera de ellas es que no creo que sea posible atribuirle caraterísticas personales a un ejercicio tecnológico. Internet es internet, es una herramienta y es utilizada por personas. Por personas inteligentes, por personas obtusas, por personas mediocres. Si lo llevamos a la utilización política del asunto, sumamos complejidad, ya que lo que se pretende "traficar" es la legitimidad y la representación. Además, al menos en el ámbito local, los profesionales de la política aún pertenecen a generaciones no habituadas al 2.0, por lo que sus alcances son más bien implantaciones surgidas de la obviedad y del entusiasmo de jóvenes asesores de imágen. pero cuidado, creo que tiene un potencial muy fuerte, creo que comunica muy bien, creo que llega a lugares en donde la palabra política no puede, es útil si se aprende a usarla, como una cuchara o un anteojo. Leí el artículo que mencionás y me pareció bien y comparto el planteo en términos generales. Para terminar me gustaría dejar lo que considero una buena experiencia, mejorable pero muy buena. La de los Cibervoluntarios que realiza el IGEN, en la última y primera reunión se intercambiaron opiniones, se conocieron personas y empezaron a conversar, nada mal para un comienzo.

Gastón Ariel Vega dijo...

Gabriel: estoy de acuerdo en que Internet es una herramienta que puede ser utilizada bien o mal. Ahora, si definimos una estrategia, entonces Internet es solo un dispositivo. Además, creo que es un buen medio para hacer participar al ciudadano no organizado. El resto (las organizaciones) tiene voz en las universidades, en la legislatura, en el Congreso, entre otros.
Creo que la transparencia no llega solo con el exceso de información. Si no también si es clara. En este caso deberíamos pedir una ley de gobierno digital y deberíamos abrir otro post.
Posiblemente sea un iluso, que cree que escuchar y facilitar el diálogo del 90% de los ciudanos comunes, alguna vez sirva para algo. Aunque más no sea, para saber por qué debería gustarle la carota de su "candidato digital" sonriendole desde una pagina.

Gastón Ariel Vega dijo...

Gabriel, le pido qué nos recomiende dónde pueden nuestros amigos saber más sobre el cibervoluntariado del IGEN. Muchas gracias!

Gastón Ariel Vega dijo...

Gracias Gabriel por los datos aportados. Les cuento a todos los amigos de Canal K que pueden conocer cómo ser un cibervoluntario, ingresando aqui.
Además, pueden conocer más sobre el IGEN.